Páginas vistas en total

lunes, noviembre 01, 2004

El Invierno Eterno (Parte 1)

Las calles estan empapadas por la fina llovizna caída hace unas horas. El creciente frio de la noche se deja sentir cada vez mas pronto y las noches son mas largas. Las luces de las casas, se encienden poco a poco, y el aire del pueblo, que se llena del reconfortante olor a chimeneas recien prendidas con madera de olivo o algarrobo.
Una tenue neblina, se levanta del húmedo suelo y los coches aparcados en las calles, se perlan de diminutas gotas de agua. A las siete de la tarde, apenas queda gente por las calles del pueblo. La gente llega de sus trabajos y se apresuran a darse una buena ducha caliente y a preparar la cena.
Los televisores se encienden casi al mismo tiempo que las estufas y chimeneas. La gente se siente reconfortada al estar en sus casas en una noche como esta. En la que el frio de la calle, entra hasta los huesos. Mañana habrá hielo en los charcos de la calle. Y muy posiblemente, pinceladas de nieve sobre las montañas.
Cuando las mesas han sido recogidas y los platos fregados, muchos, encienden un cigarrillo, que a pesar del frio, van a fumar al jardin o la terraza.
A las diez no se ve a nadie por la calle. Incluso apenas pasan coches por la carretera que cruza el pueblo. Los conductores que pasan, no ven a nadie, y solo piensan en llegar a sus casas para entrar en calor y tomar algo caliente para cenar.
Los que no conocen la zona, podrian pensar perfectamente que se trata de un pueblo deshabitado por que en realidad, lo parece. A pesar de que los neones de la galeria comercial, que a las once todavía permanecen encendidos, le dan a las calles mojadas el brillo de una vida artificial.
El frio se hace mas intenso... Las camas son abiertas, se llenan bolsas de agua caliente que se deslizan bajo las sábanas y se conectan mantas eléctricas...
La lluvia cae de nuevo sobre el pueblo, repiqueteando sobre tejados y cornisas... Se levanta un gélido viento del norte y la gente se acurruca en sus camas... escuchando hasta quedar dormidos la lluvia y el viento...
A lo lejos, en medio de la oscuridad, se escucha un trueno... y nadie lo escucha, por que estan dormidos... Estan en casa...
A su alrededor, el invierno empieza a despertar... y abre sus gélidas fauces... para engullir al pueblo en lo que será la peor ventisca de los últimos cincuenta años... y que no será recordada solamente por sus nevadas...

No hay comentarios: