Páginas vistas en total

jueves, septiembre 22, 2005

El Cuervo...














… y dijeron que fue por la pena.
Que no soportó la perdida de aquello que una vez amó. Y que cuando vio sus manos vacías de su pelo y su boca seca de sus besos. Enterró su alma junto al cuerpo amado. Ya que el alma de su amor se encontraba mas allá del infinito y oscuro cielo.
Mientras caía dejó de sentir dolor. Solo veía los tristes ojos de ella fijos en los suyos. Mientras la vida se escapaba de su cuerpo con un suspiro y un extrañamente calido aliento.
Atrás quedaron los gritos, las crueles risas y la brutalidad.
Solo era capaz de sentir el dolor de la perdida. Ajeno a sus propias heridas. Mientras se precipitaba hacia el suelo. Hacia su grotesco final.
¿Quién?
¿Por qué?
Las preguntas aparecieron ante sus ojos. Hechas de fuego e ira. Bañadas en el embriagador veneno de la venganza.
¿Quién le había robado aquello que más amaba?
¿Por qué? Eso ya no importaba.

…dijeron que en el último segundo antes de que su cráneo se aplastara contra el suelo y sus huesos se quebrarán, vio al pájaro…

Y aquello que deseaba, se cumpliría. ¿Y después? El final del dolor. El final de los recuerdos erizados de sufrimiento y de lágrimas de impotencia.

… su cuerpo roto, fue enterrado discretamente, junto al de su amada. Unidos al final y para siempre en cuerpo...

Que no en alma. Ya que la suya. Dotada de una nueva y desconocida energía. Reparó sus huesos, pego su carne y lleno los vacíos de algo mas negro y viejo que la oscuridad mas profunda de la noche.

… como si algo hubiera salido de debajo… si, pero estaban los dos cuerpos… eso era lo raro…

Al ponerse de pie, sintió la nueva fuerza que lo poseía. Sintió lo nueva y especial que era su carne. Dio un terrible grito, que estremeció al cielo y desgarró las nubes.
La lluvia se precipitó desde las alturas… El cuervo voló sobre los tejados.
Y el. El preparó su venganza…

------------------------------------------
Este es un pequeño tributo a la maravillosa obra de James O'Barr. Que fue llevada al cine en 1994 por el genial director Alex Proyas. Decir solamente que la tristeza que transmiten los comics es sobrecogedora. Una triste y hermosa historia.

Juan José
(Escudando a Lorena McKennitt – Dante´s Prayer)

No hay comentarios: