Páginas vistas en total

viernes, octubre 14, 2005

NUBES ROJAS

¿Qué quiere que le diga? Sé lo que vi. Y por mucho que su compañero se esfuerce en hacer el papel de poli malo. Dando esas largas chupadas a esa basura que el llama cigarrillo, no cambiare mi declaración.
Yo no los mate.
No desespere agente y dígale a su compañero que eso que fuma lo matara todavía más rápido que eso… que eso que vi.
Créame. En este sitio estamos a salvo. Mientras no salgamos de la ciudad estaremos a salvo. ¿Hay algún parque cerca? El furgón no tenía ventanas y no pude verlo.
Mejor. Así tendremos mas tiempo. Por que no lo dude, agente. Al final vendrán.
Han comido, por que creo que se los han comido ¿sabe?... y creo que les gustamos…
¿Saben? Lo mejor que pueden hacer es soltarme. E ir a casa a proteger a sus familias. Por que les aseguro, que cuando llegue la mañana van a tener mucho trabajo. Eso, si no empiezan esta misma noche a tenerlo.
Pero lo cierto es que lo dudo.
¿Saben por que? Por que creo que necesitan la luz del sol. Toda la vida la han necesitado…Dios quiera que así sea. Al menos podríamos intentar matarlos por la noche.
No, no estoy loco. Y no me gusta que se rían de mí. Así que dígale al capullo de su amigo que deje de hacerlo…
¿Te crees muy valiente, estúpido? ¿Pegarme te ha hecho sentir mejor? Yo no soy un asesino. Pero a ti te mataría gustoso…
Si, ya me calmo. Pero que no se me acerque  ese bruto…
¿Otra vez? ¿Quiere comprobar si cambio algo de mi historia para pillarme? Eso lo ví en una película…
De a cuerdo. Se lo volveré a contar.¿Que mas da?
Llegamos a la finca sobre las ocho y media de esta mañana. Como ayer llovió esa mierda de lluvia sucia, que viene de a saber que lugar del maldito desierto. No pudimos trabajar hasta pasadas las once. Cerca de la una del medio día, nos disponíamos irnos a comer cuando paso… y pasó rápido…
De una de las hileras de árboles salio un grito. Todos fuimos a ver. Era el hijo de Juan. Estaba en el suelo y tenía el pie enredado en una raíz. Su cara… nunca he visto a nadie tan pálido…
En un primer momento, pensé que se había caído al enredársele el pie en la raíz. Nos acercamos a levantarlo y entonces… joder. Entonces la raíz se movió, se deslizó sobre la pierna del chico como una serpiente y se hundió en la tierra junto con media pierna del chaval…
La pierna se rompió con un sonido seco y puede ver como un trozo de hueso asomaba por el muslo, el chico gritaba a mas no poder, y los ojos… parecía como si se le fueran a salir de la cabeza…
Todos tiramos de él. Lo cogimos de los brazos y tiramos con todas nuestras fuerzas… Una segunda raíz salió del suelo. Justo a su lado. Lo pilló por el pecho y al hundirlo en el suelo, literalmente, lo partió en dos… El suelo empezó a hervir como un nido de gusanos…Había cosas, cosas que se deslizaban bajo el suelo…
Si, ya sé que no me creen, creen que me cargué a mis seis compañeros ¿no?...
Pues no. Lo único que hice fue… y que Dios me perdone fue correr. Correr hacia el camino. No miré atrás. Escuchaba extraños ruido… Como de madera al romperse. Y gritos… Cuando llegué al camino. Me di la vuelta y ví a mi compañero de tira como salía del huerto tras de mí. Y lo juro por Dios. Uno de los árboles pareció abalanzarse sobre él… Las ramas del árbol se abrieron… como para darle un abrazo… Y las ramas, oh… Dios… lo atravesaron como si fuera de paja… Su sangre me salpicó…  Era mi amigo ¿saben? ¡Coño! Hasta fui a su boda…
Bueno, me metí en mi coche y salí pitando de allí…
Lo de mas ya lo saben… ¿no? Al llegar a la carretera me di de narices con un coche de la policía forestal… Ellos me detuvieron y les avisaron a ustedes… Lo de mas ya lo saben… Les juro que es la verdad…
Por favor dejen que me vaya a casa… Yo no he hecho nada… Solo quiero sobrevivir y estar junto a los míos… Por el amor de Dios… Esto va  a ser grande y quiero estar junto a mi gente…
Gracias. No soy un tipo que llore con facilidad… pero es que estoy muy asustado y…
¿Qué ocurre capitán?
Si espero ¿Dónde puedo irme si estoy esposado a esta puta mesa?
Se lo dije. ¿Así que no han vuelto? ¿No?
Les dije a los forestales que no fueran allí.
¿Enviaron mas gente? Locos, les advertí, les dije que no fueran…
Creo que ha sido ese polvo rojo que había en los árboles ¿sabe? No sé, tengo ese presentimiento. Los árboles, cuando nos pusimos a trabajar, olían como a viejo… Y el polvo tenía un tacto aceitoso… Había algo malo allí, a nuestro alrededor, y no nos dimos cuentas hasta… ¿Dónde va su compañero?
Ahora que el poli malo ha salido…
¿Me puede dar un poco de agua? Gracias… Usted no parece nervioso… Eso está bien. Si, es una historia increíble, pero le juro que es verdad.
Yo no mataría a una mosca.
Si, he dicho que mataría a su compañero… pero con hacerle lo mismo que me ha hecho a mí me conformaría… Supongo que es cuestión de tiempo que empiecen a pasar cosas…
¿Qué cosas? Ya sabe. Que nos ataquen... como nos pasó a nosotros.
¿Qué es ese ruido? ¡Oh Dios suélteme!… quíteme las esposas… No me deje aquí en la oscuridad. Hijo de puta.
Se lo dije… Han venido… Suélteme…¿de que me servirá un arma? ¿Ahora me cree? Mire eso capitán. Busquemos un coche y larguemos de aquí… Mientras podamos. Vallamos a casa… mientras podamos.

Los árboles de la avenida en la que estaba la comisaría, eran unos enormes y viejos olmos. De largas y gruesas ramas.
Estas, pronto se tiñeron de rojo y se cubrieron de despojos humanos, que lucían como grotescos adornos de un árbol de navidad macabro…. Alrededor de la ciudad, la noche se llenó del sonido de las raíces al desprenderse de la tierra, de la madera al retorcerse y de las hojas de los árboles, susurrando entre sí.
La luz del amanecer iluminó de rojo unas densas nubes bajas que venían del mar.
Los ejércitos formaron en apretadas filas. Para no dejar escapar a ningún enemigo.

Dentro de poco llovería…

FIN


No hay comentarios: