Páginas vistas en total

jueves, julio 06, 2006

El Ivan Vassili...

Ultimamente estoy actualizando muy a menudo... estoy que me salgo ;-)
El navío soviético “Iván Vassili” es una de esas historias de la mar que nos inquietan y acongojan por la relevancia histórica de su testimonio y la conmoción creada en torno al referido barco.
Construido en los astilleros de San Petersburgo en 1897 era en su época una joya de diseño y construcción naval. Para las uniones del buque se había utilizados remaches en las planchas de hierro ruso. La estructura era un sólido bloque de hierro con una hermosa cubierta de madera que harían de este carguero un más que confortable, sólido y resistente buque de transporte. Impulsado por una máquina de vapor de triple expansión lograba alcanzar una velocidad media de 8 nudos con una navegación ininterrumpida de 2500 millas.
Su primer viaje lo llevaron a surcar el mar Báltico, lugar al que se familiarizaría durante los siguientes cinco años. En 1903 el gobierno ruso ordenó al “Iván Vassili” transportar material de guerra a Vladivostok, sería el comienzo del fin de una pesadilla marina a bordo del Maldito...
El “Iván Vassili” puso rumbo sur a través del Atlántico, bordeo África y orientó su proa al Índico tras repostar. La tripulación del buque, hijos de la madre Rusia, se mostraba intranquila al entrar en el Océano Índico. Al principio el capitán del buque lo achacó al inminente conflicto bélico con el Imperio del Sol Naciente (Japón) La situación de nerviosismos se hacía cada vez más evidente pero sin que nadie supiera bien las razones de aquel nerviosismo... según decían los pocos supervivientes de su tragedia “era como si una fuerza invisible y poderosa los acompañara...” Era una extraña presencia lo que notaban sus aguerridos marinos, una presencia más allá de lo explicable, una presencia inquietante e hipnotizadora que no traería nada bueno...
Durante las guardias a bordo del buque y en el calor de las noches del trópico sus marineros sentían súbitas oleadas de frío, otros sentían como si los vigilaran y los menos afortunados vieron claramente una calurosa noche una extraña forma luminosa de apariencia humana cerca de la proa cruzando hasta popa para desaparecer tras unos botes salvavidas. La inquietud se hizo mayor antes de llegar a la base militar rusa de Port Arthur cuando la presencia, la extraña aparición comenzó a revelar todo su poder. Una oleada de terror desbordado cruzó el navío de parte a parte, la tripulación del barco parecía enloquecida, corriendo de un lado a otro, gimiendo, llorando, aullando en lamentos de pánico extremo. Hasta que no se cobró su primera víctima no se detuvo aquella revolución de miedo, fue el marinero Alexander Govinski quién murió ahogado tras lanzarse por la borda... tras ello la vida continuó como si nada (Supongo que esto no es del todo cierto. La gente del mar es supersticiosa y tal vez, la expresión de “como si nada“ se refiera a que los marineros, a pesar de las inquietantes situaciones vividas y del trágico final de uno de los suyos, se vieran obligados por las circunstancias y por honor, a continuar su viaje). En Port Arthur se repostó carbón y se prosiguió hacia su destino final en Vladivostok. Nuevamente la oleada de terror se apoderó del buque cobrándose una nueva víctima. Al llegar a puerto (Vladivostok) la situación se hizo insostenible, los marineros trataron de desertar y se les obligó a regresar al Maldito “Iván Vassili”...
Rumbo a Hong Kong las puertas del infierno parecían haberse abierto a bordo del ya siniestro buque: suicidios, locura, frenesí de terror... un viaje de pesadilla que parecía no querer acabar jamás... Sven Andrist - capitán - murió ahogado tras caer por la borda...
En Hong Kong desertó la tripulación al completo y hubo de recomponerse la tripulación del buque. Con una nueva tripulación nativa se hizo a la mar rumbo a Sydney (Australia), el capitán Chris Manson tampoco vería el amanecer de las tierras australianas: se pegó un tiró... EN Sydney la nueva tripulación desertó… (Ya son dos las tripulaciones que desertan de su servicio en el buque)
Con una nueva tripulación y tras cuatro meses de amarre en el muelle se hizo a la mar el Maldito “Iván Vassili”, ¿cuál sería su destino? El resultado de este viaje a San Francisco (Estados Unidos) sería: dos muertos tras volverse locos, el capitán se suicidó como sus predecesores (pegándose un tiro) y la tripulación desertada... (Al llegar a San Francisco)
El segundo oficial, de los pocos que continuaron (Es decir, que todavía quedaban hombres de las tripulaciones anteriores, al menos el segundo oficial…)tras las sucesivas deserciones tomó el mando del buque y volvió a Vladivostok. Una vez en tierras rusas el mito del buque creció como la espuma y nadie se quiso enrolar como tripulante en el mismo, se acercaba el fin de este maldito de los océanos.
Una mañana de 1907, sin saber bien los motivos, el buque estalló en llamas, con un fuego invencible que devoraba el buque. La madera de su cubierta se consumía poco a poco y comenzaba a inclinarse sobre el lado de babor... nadie hacía nada por sofocar el incendio, el “Iván Vassili” estaba muriendo y con él su maldición... Antes de sucumbir a las llamas se pudo oír un grito de extremo terror (¿?)proveniente del navío: el “Iván Vassili” había muerto.
Aunque nadie sabe bien las razones por las que e a bordo de este buque confluían tantas fuerzas misteriosas se dice que al entrar Rusia en conflicto con Japón un miembro del emperador nipón lanzó una maldición sobre el primer buque que arribara a puerto con bélicas intenciones o cargamento... el primer buque con cargamento para la guerra que se avecinaba era el “Iván Vassili”.
------------------------------------------------
Esta es una de las historias de barcos fantasma menos conocidas. Y creo que merecía ser recordada. La cursiva es mía.

BIBLIOGRAFÍA:

Del articulo de …
Rafael Cabello Herrero
José Manuel García Bautista
En …
http://www.editorialbitacora.com/bitacora/vapor/vapor.htm

Del articulo de …
Bobette Bryan
En …
http://www.underworldtales.com/ivan.htm

Extraído del libro...
Landmark Invisible Horizons
De …
Vincent Gaddi
1965 por Ace Books

No hay comentarios: