Páginas vistas en total

jueves, abril 25, 2013

OVERCLOCK A TARJETAS NVIDIA: Aprovecha tu viejo ordenador...

Para este tutorial he rescatado mi viejo ordenador.
Un Pentium 4 a 2,8 GHz con 1,5GB de Ram y una vetusta Nvidia Gforce 6200.
Tras instalarle Ubuntu 12.04 el sistema gráfico no andaba muy fino, ni si quiera con los driver actuales. Como no se le pueden pedir peras al olmo, decidí que... bueno, que al menos fuera un olmo mejor... :-)

Vamos a ello.

Las versiones nuevas de Ubuntu carecen del archivo xorg. Que es el que nos permite cacharrear con nuestra vieja tarjeta. Bien vamos a crear uno.

En una terminal. CTRL+ALT+T

sudo nvidia-xconfig

Ahora abrimos el fichero que hemos creado con...

sudo gedit /etc/X11/xorg.conf

Y añadimos la siguiente linea al final de la sección Device,

Option "Coolbits" "1"

Quedará algo parecido a esto. (No modifiques nada, solo la linea indicada)

Section "Device"
Identifier "NVIDIA Corporation NVIDIA Default Card"
Driver "nvidia"
BusID "PCI:1:0:0"
Option "Coolbits" "1"
EndSection

Salimos de la sesión o reiniciamos las X con CTRL+ALT+BORRAR si lo tenemos activado.

Ahora ejecutamos el programa para configurar la nuestra Nvidia 

nvidia-settings

Vemos que ha aparecido una sección nueva llamada Clock Frequencies...



Ahora se prudente al ajustar las opciones. Se prudente y juicioso...
Subir los niveles cien puntos suele ser la mejor opción. Por ejemplo, si nuestro valor de fábrica en GPU es de 400 MHz se puede subir con relativa seguridad a 500 MHz...
Los cambios se han de hacer en ambos apartados tanto en GPU como en Memoria.

Los cambios que hagamos se perderán al reiniciar el ordenador o al salir de la sesión. Para que esto no ocurra, se puede hacer un script y ejecutarlo al inicio del sistema.

Creamos un documento y añadimos estas lineas.

Donde 450 representa nuestro valor en la GPU y 633 el valor para la memoria.

#!/bin/bash
nvidia-settings -a GPUOverclockingState=1 -a GPU2DClockFreqs=450,633 -a GPU3DClockFreqs=450,633

Guardamos el script, buscamos un sitio seguro para no borrarlo por accidente y lo añadimos a aplicaciones al inicio.

Y ya esta.
Con esto y unos pocos ajustes mas nuestro viejo ordenador será un poco mas rápido.

domingo, abril 14, 2013

El miedo...

Durante una cena con amigos, surgió el inevitable tema de la crisis... Es normal, ya que de cinco de ellos, solo uno mantenía su precario empleo...
Recuerdo que antes de que todo se fuera a la mierda. Había algunos amigos de derechas y otros de izquierdas. Ahora que han perdido su ideología por la necesidad, se dan cuenta de que todos tienen algo en común.
Es el miedo.
Si, el miedo a perder lo poco que les queda de su vida anterior.
Los pequeños e insignificantes "lujos" que poseen, su móvil, su televisión por cable, el dinero para ir al cine de cuando en cuando, tomar un bocadillo y una cerveza con su mujer o con los amigos...
Todo esto en conjunto hace que el miedo a revelare contra "el sistema" se enquiste profundamente en su mente.
Hasta tal punto, que muchos de ellos, cuando ven que alguien ya ha pasado el límite de sufrimiento y ya no siente miedo a nada, por que ya no tiene nada que perder, intentan desacreditarlo.
Por que de forma absurda, creen que ellos, nunca llegarán a ese limite.
Esto lo he visto con mis propios ojos.

La crisis que nos esta matando, no es una crisis económica. Ni inmobiliaria, no. Es una crisis moral. Una perdida total de valores humanos con nuestros semejantes. Donde solo interesa el dinero y la cantidad de el que puedes generan para tal o cual fin, que otros nos han impuesto.

No hay mas que ver a nuestros políticos y sindicalistas. Intentando por todos los medios quedarse lo mas posible en el poder. Intentando enfrentarnos unos a otros con rancias arengas y proclamaciones absurdas.

Es tarea de todos evitar que esta gentuza que nos gobernaba antes y nos gobierna ahora, no se desmande y nos arrastre a todos a repetir lo que vivieron nuestros padres y abuelos.
De ambos lados.

Francamente hoy en día ya no hay ideologías, solo hay mercado. Oferta y demanda. Nos dicen lo que queremos oír y nos dan migajas... Mientras ellos se lucran y envilecen sin mesura...

En fin...

"Dios prefiere a la gente corriente, por eso ha hecho tanta."

Abraham Lincoln 1808-1865